Blog

Calendar

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Join

Categories

Powered by
ZoomBlog

Septiembre del 2007

Ya es Medio Otoño en Beijing...

By Haiming - 25 de Septiembre, 2007, 13:04, Category: General

Hoy se celebra en esta ciudad y en todo el país una de las festividades tradicionales más importantes de China: el Festival del Medio Otoño, o 中秋节 (zhong qiu jie) en lengua autóctona. Esta fecha marca, como su nombre indica, la mitad del otoño, y coincide con el 15º día del octavo mes del calendario lunar chino. Según manda la tradición, en estas fechas la gente se reúne para contemplar la luna y disfrutar del calor de la familia. Aprovechando que hace un tiempo genial, la gente queda en parques para contemplar juntos la luna, que en esta fecha se ve mejor que en cualquier otro día del año. De hecho, yo ahora debería estar en alguno de esos encuentros, en vez de sentado delante del ordenador escribiendo esto... En fin, supongo que no tardaré...

Son típicos de esta fiesta los pasteles de la luna, que con su forma redonda simbolizan la luna y la armonía del encuentro familiar. Al probarlo me recordó al mazapán, por ser lo más parecido entre los dulces españoles que he sabido identificar, sólo que está relleno de algo dulce, ya sea carne o algún tipo de fruta. Lo típico es comprarlo en el supermercado para comerlo en casa o para regalarlo. Aquí podéis ver una foto de uno de los que me han regalado a mí (en estos momentos ya me lo he zampado, pero aún me queda otro por ahí...):


Así es como vienen envasados: con envoltorio de plástico y una bandejita (en la foto no se ve, pero debajo hay un sobre con una especie de polvillo blanco que no se come, y que sirve para que el pastel se conserve mejor, sin que se ablande ni se seque más de la cuenta; también es típico verlo en bollos y otros productos de pastelería... incluso en salchichas). Como podéis ver, es más o menos como si fueran Donettes.

El origen de esta fiesta, como el de tantas otras celebraciones chinas, se asocia a varias leyendas. Todas ellas parecen tener como denominador común al arquero Hou Yi, que derribó a flechazos nueve de los diez soles que antaño existían en el mundo, y que agostaban la tierra. Gracias a esa hazaña, se ganó el respeto y el cariño de todo el mundo, salvo de un envidioso llamado Peng Meng.

Un día Hou Yi salió de casa y dejó sola a su mujer, Chang E. En el camino por la montaña se encontró con una divinidad que le regaló un elixir de la inmortalidad, que al beberlo le convertiría en un ser celestial. Hou Yi no quería dejar sola a su querida esposa, así que le pidió que guardara el elixir en un lugar seguro.

Por desgracia, Peng Meng lo vio, y entró a la fuerza en casa de Hou Yi cuando él no estaba... Obligó a Chang E a que le diera el elixir, pero ésta, en un gesto desesperado, sacó el elixir y se lo bebió de un trago. Cuando Hou Yi volvió y vio que su mujer no estaba, le embargó la tristeza, y empezó a buscar a su mujer en la luz de la luna. Lleno de añoranza y con el corazón destrozado, quemó incienso y ofreció los manjares preferidos de Chang E a la luna. La gente, conmovida por la historia, hizo lo propio, y de ahí viene esta costumbre anual...

Lo más seguro es que el origen de esta fiesta sea algún tipo de culto antiguo a la luna, pero la historia tiene su encanto, ¿verdad?

Permalink :: 67 Comments :: Comment this post | Trackbacks (0)

Las fotos prometidas: Ciudad Prohibida y Tian'anmen

By Haiming - 22 de Septiembre, 2007, 7:53, Category: General

Bueno, hacía tiempo que no escribía nada... He roto lo que dije de que actualizaría el blog una vez por semana: prometo hacer penitencia.

Bien, pues aquí van por fin algunas fotos. Primero las de la Ciudad Prohibida:

Toma festín de imágenes... No voy a comentar cada una de las fotos, porque no acabaría nunca. El lugar era enorme (por algo la llaman la Ciudad Prohibida, y no la Casita de Muñecas Prohibida), y nos llevó medio día verlo todo. Me dejo muchas fotos en el tintero, pero estas son una muestra (creo yo) representativa del conjunto. Lo demás os lo podéis imaginar.

Sólo quería decir que el lugar, a pesar de estar lleno de gente (las Ramblas en plena victoria del Barça no son nada comparado con esto), es magnífico para todo aquel que sea un apasionado de las antigüedades y de la historia, como un servidor. Si vas con una buena guía y sabes leer chino (y, sobre todo, si tienes tiempo), puedes aprender muchas cosas sobre la historia de este país y descubrir cosas curiosas (la penúltima foto, por ejemplo, es de la habitación donde Aisin-Gioro Puyi, el último emperador, recibía clases de mención de lainglés, nada que ver con el American British College, donde solía ir yo...). En mi caso, cuando caminaba por aquellas calles, no podía dejar de pensar en El último emperador, la mítica película de Bernardo Bertolucci, e imaginarme la vida de siglos atrás. Vale, no es lo mismo que los guerreros de terracota, ni tiene tantos años como el Partenón, pero a mí me gusta...

Bueno, pues ahora las fotos de Tian'anmen y compañía:

Mención aparte merece la primera foto. Al salir de la estación de metro y ver por primera vez en vivo y en directo aquel edificio que tantas veces había visto en fotos y en la televisión me sentí raro, muy raro. No lo sabría describir con precisión, pero acaso fuera el hecho de encontrarme en un lugar tan emblemático y ser uno de mis primeros contactos con el Beijing de los guiris (o "laowais", como nos llaman aquí).

Bueno, y una vez aquí, y tras enterarnos de que el Maosoleo (el lugar donde tienen embalsamado al Gran Timonel en jerga Haimingesca: ver foto de arriba) no abre hasta finales de septiembre y que el Museo Nacional está cerrado por reformas hasta 2010 (ya te vale, Beijing), tomamos el desvío hacia el Gran Salón del Pueblo, el lugar donde se toman las decisiones importantes en este país y donde Bush ha tomado más de una comida...

El sitio en cuestión, de entrada, no me dio muy buena espina, pero como era lo mejor que podíamos hacer para pasar el rato en aquel momento, entramos. Al salir me di cuenta de que, efectivamente, era un timo. La entrada es de 15 yuanes (1,5 euros, precio para estudiantes: la entrada normal era de 45 yuanes, 4,5 euros), a los que tienes que añadir otros tantos si llevas bolsas, porque te los hacen guardar en unas taquillas, y como todo el mundo sabe eso lo tiene que pagar alguien... El precio en sí no está del todo mal (si eres estudiante, claro): el sitio es muy bonito, y es quizás el lugar más limpio de Beijing en el que he estado hasta ahora. Lo que pasa es que las salas que están abiertas al público son menos de la mitad de las que hay en este palacio (muchas están custodiadas por guardas o por cintas rojas), de modo que lo que pagas es mucho más de lo que vale la visita al lugar. En fin, me pareció una gran forma de ganar dinero: no sé para qué demonios destinarán los cuartos que recaudan gracias a tantas visitas (había muchos visitantes), pero prefiero no pensarlo. Al fin y al cabo, son políticos: ¿qué se puede esperar?

Pues bien, yo andaba buscando los aposentos de Hu Jintao, pero no me dejaron pasar... No obstante, y gracias a Dios, pude encontrar algo con lo que había soñado durante toda mi vida: muestras de la caligrafía de Deng Xiaoping en una vitrina. Así que no puedo decir que todo haya sido en vano...

Bueno, hasta aquí la dosis ¿semanal? de fotos y relatos sobre mis peripecias. Espero que nadie haya tenido una sobredosis.... ¡Hasta la próxima!

Permalink :: 27 Comments :: Comment this post | Trackbacks (0)

Comienza el curso...

By Haiming - 13 de Septiembre, 2007, 14:33, Category: General

Pues sí, las clases ya han comenzado en Beijing. Me han puesto en el nivel intermedio avanzado, en una clase de unas 20 personas de las que sólo cuatro somos europeos (hay un alemán, un belga, una suiza y yo)... Completan el elenco un montón de coreanos y japoneses, más un vietnamita de treinta y tantos y un chaval de Hong Kong. Es uno de los encantos que tiene estudiar en el extranjero: lo pintoresco de la situación y la variedad de gente con la que te encuentras. Aún así, esta semana es de prueba, para que cada alumno vea si está cómodo con su nivel o si prefiere cambiarse, o sea que seguramente algunos de mis compañeros abandonarán la clase. Muy a mi pesar, tendré que entonar el "És l'hora dels adéus..."

El nivel es bastante alto, y aunque entiendo casi todo lo que me dicen los profesores, nos exigen mucho: las palabras nuevas no se acaban jamás (hay unas 30 de media al día), a diferencia de lo que pasa en la UAB, donde puedes pasar de semestre perfectamente pegándote un atracón la semana antes del examen. Algunos profesores dan la impresión de estar hablando con niños pequeños: se pasa lista al principio de la clase (la asistencia es obligatoria, y si no estás o llegas tarde te cae bronca), y hay una que, como si fuera nuestra madre, hasta nos recomendó que no comiéramos mucho para evitar diarreas e incomodidades, que nos fuéramos a dormir antes de las 12 para poder estudiar mejor y que cada mañana hiciéramos gárgaras con agua caliente para limpiar la garganta de la enorme polución que hay en esta ciudad (otro día hablaré de eso, que es un tema que merece una entrada entera), entre otras cosas... Es como si esto no fuera una universidad, sino un colegio de primaria. Al principio me chocó, pero por lo que me ha dicho una amiga china, se ve que los profesores chinos son así, de modo que no tengo más remedio que acostumbrarme...

Y me voy a estudiar ya, que no he estudiado nada y me da miedo que estos chinos me sometan a alguna de sus torturas. Más adelante pondré algunas de las palabras que estoy aprendiendo con comentarios varios para las personas que están aprendiendo chino... Y fotos de mi visita a la Ciudad Prohibida, por supuesto...

Permalink :: 61 Comments :: Comment this post | Trackbacks (0)

Gran despedida, Gran Muralla y tumbas Ming

By Haiming - 7 de Septiembre, 2007, 15:28, Category: General

Escribo esta entrada con algunos días de retraso, como la última vez, y (me temo) como pasará muchas veces en el futuro. Ha habido dos hechos destacados en la última semana:

- la vuelta a España de Mo (parece una nueva competición de ciclismo, pero no lo es)

- la excursión que nos organizó la universidad para ir a la Gran Muralla y a las tumbas Ming

Vayamos con lo primero... Cena de ¿despedida? en un restaurante de diseño (al menos eso me pareció a mí) con Mo y sus amigas. Muy buena comida y muy buena compañía. Y para demostrarlo allá va una foto (gracias a mi cámara recién adquirida) de un servidor con una macizorra (fijaos en el dedo índice...):

La mayoría de la conversación transcurrió en chino (es decir, que yo comía mientras intentaba cazar alguna que otra palabra y de vez en cuando soltaba algún comentario sobre el tema de conversación), pero no hay nada que comentar aparte de esto.

Lo segundo es la excursión. Se trataba de la típica excursión que organizan los de la universidad para que los alumnos se conozcan entre sí y para tener a los chavales entretenidos entre la matrícula y el comienzo de clases.

Muy chula la Muralla, aunque lástima de la aglomeración de gente. Había tanta gente que hasta me topé con dos españoles (barceloneses para más señas) que estaban haciendo un tour de varios días por China. Pensaba que iba a librarme de hablar catalán en un año, pero no ha sido así (no, si al final será verdad que el catalán va a convertirse en una lengua mundial...) No sé por qué fue, si por el hecho de haber visto tantas veces la Gran Muralla en fotos y vídeos, o por el hecho de tener tan poco tiempo para pasear y verlo todo, o por el hecho de que hubiera tanta gente, pero el caso es que me gustó más lo que vimos después, y no la Gran Muralla en sí.

Una vez caminamos hasta cansarnos (no es verdad, porque el horario estaba tan ajustado que no nos dio tiempo a más), bajamos al autocar, que nos llevaría a la Tienda de la Amistad, el sitio más bonito de China de todos los que he visto por ahora, que está en el medio de la nada y está lleno de occidentales. Allí se venden muchísimos artículos de lujo (joyas, sedas, pinturas, figuritas de jade...) a precios desorbitados, y además hay un restaurante muy bueno, en el que pudimos disfrutar de una comida bastante rica. La siguiente foto es una milésima parte de lo que puede verse allí:

La última etapa del viaje (para entonces ya estábamos todos rendidos, y había más de uno que se echaba la siesta en el autocar) fueron las tumbas Ming, un mausoleo donde reposan, o mejor dicho reposaban, los restos de los 13 emperadores de la dinastía Ming. Me gustó más que la Gran Muralla por parecerse tanto a un parque, por haber menos gente y por poder leer explicaciones sobre el lugar en los carteles por todo el complejo, no como en el otro sitio.


En fin, continúan mis aventuras por este lejano y enorme país... ¿Cómo acabarán...?

Permalink :: 50 Comments :: Comment this post | Trackbacks (0)

A buenas horas, mangas verdes

By Haiming - 1 de Septiembre, 2007, 11:28, Category: General

Escribo esto con retraso: resulta que el día 31 de agosto, hace dos días, era el Día internacional del blog, una conmemoración que, al parecer, pretende acercar a los bloggers de todo el mundo.

Se supone que tengo que dar los enlaces de mis cinco blogs preferidos, así que allá va:

- El blog Chinochano, en el que podéis leer acerca de muchísimas cosas relacionadas con China y reíros con el sentido del humor del autor. Lo escribe un periodista de la Agencia Efe afincado en Beijing.

- El blog del Movimiento Stalin Vive: de lo mejorcito que conozco. Vedlo por vosotros mismos.

- El blog de Neil Gaiman, uno de mis escritores preferidos. Da la casualidad de que ahora mismo está en China, con motivo de una feria internacional de libros que se celebra en Beijing estos días.

- Un blog sobre papiroflexia, que es uno de mis pasatiempos predilectos y que espero poder practicar más a menudo en China.

- Y por último, para dar seriedad a esta lista, el blog Heterodoxias.net, de los periodistas Juan Carlos Girauta, Cristina Losada y José García Domínguez, que disfruto mucho leyendo.

Espero que os gusten (valen mucho la pena, sobre todo los dos primeros), y que os acostumbréis a leer más...

Permalink :: 23 Comments :: Comment this post | Trackbacks (0)

Primeros pasos en China (y II)

By Haiming - 1 de Septiembre, 2007, 7:10, Category: General

Pues aquí está por fin: ahí va la segunda entrega de mis primeras aventuras en este país...

2º día

El segundo día no fue tan intenso como el primero, aunque sí que hubo un poco de todo. La mañana me la tiré explorando mi nuevo hogar (todavía no tengo cámara, pero eso es algo que espero resolver próximamente, y cuando lo haga prometo colgar fotos): baño, cama, ventanas, armarios, televisión, teléfono y demás, y también estuve haciendo turismo por el campus de mi universidad, que es un rato grande, y por los centros comerciales que hay en los alrededores. Di un par de vueltas para ver dónde estaba cada sitio y mezclarme con la población local, y al entrar en la biblioteca me llamó la atención que algunas personas escupieran (había oído eso de que la gente escupía mucho por la calle, pero lo de que también lo hacían dentro de edificios públicos me pilló desprevenido).

Otro de mis objetivos, ya que antes no tenía internet en casa (y, de paso, para ver cómo eran), era ir a un cibercafé. Lo primero que me llamó la atención fue la vista del lugar desde fuera. Era un lugar sórdido, como una de esas discotecas pequeñas, con escaleras que bajan hasta muy abajo, y lo más curioso era que había un montón de bicis aparcadas en la entrada: no al lado, sino EN LA PUERTA MISMA, de manera que tenías que retorcerte para poder pasar. Otra cosa que me pareció curiosa fue la clientela, que es un poco más adulta que la española. Yo que pensaba que los chinos usarían internet para curiosear e informarse sobre el resto del mundo, y voy y me encuentro a hombres de más de 30 años jugando a videojuegos, chateando y durmiendo a pierna suelta. En fin, supongo que no es más que la primera impresión... Quizás dedique una entrada más extensa a los cibercafés, cuando haya ido a más sitios de éstos y tenga una visión más fundada del tema (aunque ahora que por fin tengo internet en casa será difícil, pero bueno).

Por la tarde, Mo fue otra vez la que me llevó de paseo, procurando que no me perdiese. Primero fuimos a un supermercado estilo El Corte Inglés, donde compré un adaptador para mi ordenador (aquí el enchufe que se utiliza es el de tres lengüetas), y acto seguido fuimos a la Universidad de Lenguas Extranjeras de Beijing, que está al lado de la casa de su hermana. Su hermana volvió a portarse muy amablemente conmigo y me regaló unas conservas, que tengo guardadas en la despensa para cuando descubra qué son exactamente... Además pude llevarme una botellita de tinta líquida y un vaso de té. Muy hospitalarios, estos chinos, sí señor. Después de presentarme a su cuñado y ver la escuela de español que dirige, quedamos con dos amigas suyas para ir a cenar a un restaurante que se llama Kao yu ("Pescado asado"), o algo así, y al acabar fuimos a un karaoke. En España hay pocos karaokes (creo que en toda mi vida sólo he ido a uno o dos como mucho), pero por lo visto en China los hay a punta pala, y son uno de los pasatiempos preferidos de los chinos. Ahí es donde un extranjero que sepa chino puede lucirse, porque al parecer a los chinos les chifla ver a un guiri cantando en la lengua de Confucio. Yo, en cambio, como todo lo que sé de canciones chinas es Dongfang hong y algunas frases sueltas de otras canciones, tuve que limitarme a temas de Elvis, Police, etc. (en inglés con acento barcelonés).

La juerga duró hasta la 1 y pico, y pude ver desde la ventanilla del coche de la hermana de Mo un Beijing fantasmagórico, sin apenas alumbrado eléctrico. En Barcelona la mayoría de calles tienen alguna farola, pero aquí sólo están alumbradas las vías principales y algunas otras calles de los barrios selectos. A excepción de que haya. La entrada a mi universidad daba miedo de tan oscura que estaba, pero conseguí llegar a mi habitación sin problemas.

3r día

El tercer día transcurrió sin demasiadas novedades: lo más destacable fue que por la tarde vinieron los técnicos de internet, porque ya hacía tiempo que estaba nervioso porque no tenía conexión en mi madriguera. Así que les llamé y vinieron dos tíos, uno de ellos con un maletín en el que llevaba un portátil para hacer pruebas, y otro que no llevaba nada y que se limitó a sentarse en los sillones del pasillo y a admirar la decoración de mi habitación. No sé cuánto tiempo nos llevó descubrir que el problema era el cable. Antes de descubrirlo, estuvimos explorando las múltiples y atractivas opciones de conexión a internet que ofrece Windows Vista, mientras yo intentaba explicarle (sin éxito) qué era cada cosa y contestar a todas sus preguntas: seguro que el tío ya sabe de memoria cómo decir "Panel de control" en español y cuáles son todas las opciones que tiene... Sí, hijos míos: los problemas de comunicación son enormes, sobre todo en un país como éste.

Podría continuar, pero creo que no hace falta. Os podéis hacer una idea de cómo está yendo todo... La semana que viene, más, si es que alguien lee esto. ¡A ver si me escribís algún comentario!

Permalink :: 20 Comments :: Comment this post | Trackbacks (0)

Powered by ZoomBlog.com